lunes, diciembre 22, 2008

Primer damnificado: Simon Boccanegra

El primer damnificado de mi nuevo proyecto de vida en común con mi momio Mr. Tx es...

SIMON BOCCANEGRA.




La verdad es que tampoco tenía muy claro que fuera a ir, porque es una ópera que me aburre bastante, pero suponiendo que todo vaya como tiene que ir, este fin de semana no estaré yo mentalmente para escapadas a Barcelona.

Volvemos a lo de siempre: Señoras, señores, señoras: vendo una entrada para la ópera Simon Boccanegra de Giuseppe Verdi en el Gran Teatro Teatre del Liceo Liceu, Barcelona para el día 27 de diciembre, sábado.

Segundo, piso, Fila 3, butaca 54
Visibilidad MUY BUENA y butaca MUY CÓMODA (en serio).



Precio 70 Euros (más barata que en taquilla)

Interesados, email a pasaelmocho @ hotmail.com

Con Anthony Michaels-Moore, Giacomo Prestia, Krassimira Stoyanova (aquella fantástica Desdemona del Otello con José Cura) y Neil Shicoff. Dirige Paolo Carignani y la dirección escénica es de José Luis Gómez.

Como para perdérsela, vamos.

Venga, venga, apúrense, que me la quitan de las manos.


jueves, diciembre 18, 2008

¡ Agua !





Leoš Janáček
Katia Kabanova (Ká'ta Kabanová)
Teatro Real de Madrid, 17 de diciembre de 2008

Karita Mattila, Dalia Schaechter, Miroslav Dvorský, Natascha Petrinsky, Gordon Gietz, Oleg Bryjak, Guy de Mey, Itxaro Mentxaka, Marco Moncloa, María José Suárez. Jiří Bělohlávek. Robert Carsen.


Hoy va de recuerdos.

Mi primer encuentro con Katia fue hace muchos años, cuando estaba yo en París por motivos de trabajo asistiendo a una espantosa feria de maquina y una tarde me escapé hasta la Ópera Bastilla. Allí mismo un turista me ofreció a mitad de precio una butaca para Katia Kabanova porque no podía asistir. Y acepté. Y qué maravilla. La música me pareció preciosa, la producción sencilla pero con muchísimo juego. Y Nancy Gustafson y Eva Randová dieron un recitalazo vocal. Un pasote.

No compré el disco porque me pareció carísimo, y pensé que ya lo encontraría en Madrid. ¡Ja! A pesar de ser de Decca, en España no estaba a la venta y pasaron años hasta que pude conseguir una versión (Yo me movía en tiendas habituales, nada de diverdis).

Cuando lo tuve lo estuve escuchando muchos días en el trabajo. El segundo acto, especialmente el final, me dejó flipando en colores.


Yo no sé si era muy joven y lo idealicé un poco, el caso es que mi segundo encuentro con Katia me desilusionó un poco. Fue el montaje del Liceo con la fuente y el cisne, y una Angela Denoke que cantó bien pero que no llegó a transmitirme mucho. Lo mismo era yo el que tenía una mala velada, todo es posible. Pero se me apagó un poco la llama Kabanova.

Hasta anteayer en el Teatro Real de Madrid, en la que se volvió a encender. Me hacía gracia un amigo al que me encontré en el descanso y que me decía que no le gustaba Janacek pero era la ópera que menos le incomodaba de él. Yo volví a quedarme prendado de los finales de acto, de esa música que parece tranquila y serena pero expresa todo un batiburrillo de emociones. Y de la mística de Katia, gracias a Karita Mattila.


La primera vez que escuché en directo a Karita Mattila fue en un Eugenio Onegin en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, con un jovencísimo Carlos Álvarez dándole la réplica. Fue mágica, estuvo estupenda. No tenía un agudo trompetero de los que hacen retumbar el teatro, pero cantó de maravilla. Fui a verla dos veces. En la primera, aunque el teatro se cayera a aplausos con el dúo final, nadie aplaudió tras la escena de la carta. En la segunda, fui yo quien inició los aplausos, qué sequedad de público, cojostio.

Han pasado un porrón y medio de años desde aquella Tatiana. Y la Mattila ha pasado de ser una soprano a la que todas las críticas ponían a caer de un burro por fría e inexpresiva, a ser una de las grandes actuales, -con crisis vocal incluida, me indica otro amigo-. Pero de las que se lo han currado, no de las que salen de golpe de la noche a la mañana, se nota que se ha curtido. La voz corre de arriba a abajo con contundencia, expresiva, timbrada. ¿Que tiene un timbre de esos eslavos como falto de claridad? Sí, pero para esta ópera viene la mar de bien. Convenció y conmocionó.


A su lado todos palidecen. A Dalia Schaechter, que sustituía a Julia Juon como la Kabanicha, le costó un poco calentar la voz. Era su primera función. El resto se movió en la corrección, nada del otro jueves, sobresaliendo la labor de la orquesta, matizadísima y exquisita en los momentos más líricos.


El montaje es una preciosidad. Y además es de los pocos que se ven mejor desde arriba que desde el patio de butacas. Todo el suelo del escenario recubierto de agua con unas tablas de madera que van formando los distintos decorados según las mueven unas empapadas figurantes. Muy plástico. Muy gráfico. Perfectamente evocador de la soledad y angustia que atenazan a Katia.Impactante, desolador, en la escena final. Agua, agua y luces. Una maravilla.

El año que viene creo que toca Jenůfa y a ver si ya nos empiezan a programar otros compositores del siglo XX, que Janáček ya va más que servido.

jueves, diciembre 04, 2008

Joyce DiDonato en Madrid



Recital de Joyce DiDonato en Madrid
Teatro Real, 3 de diciembre de 2008.

PARTE I
Georg Friedrich Händel:

  • Teseo:
    1. “Dolce riposo"
    2. "Ira, sdegni, e furore... O stringerò nel sen"
    3. "Morirò, ma vendicata"
  • Imeneo:
    1. Obertura
    2. "Sorge nell'alma mia"
  • Il pastor fido: Chacona
  • Serse: “Crude furie”

PARTE II

  • Ariodante: “Scherza infida”
  • Rodrigo: Pasacalle en Si mayor para violín, 2 oboes y fagotes
  • Hércules:
    1. Obertura
    2. “Cease, Ruler of the Day, to Rise”
    3. "Where Shall I Fly"
Bises:
  • Serse: “Ombra mai fu”
  • Ariodante: "Doppo notte"

LES TALENS LYRIQUES. Christophe Rousset.


La verdad, da gusto cuando una voz de enjundia te presenta un programa de Händel, acostumbrados como estamos a mezzos soporíferas que te sueltan un runrún de coloratura a media voz que acaban durmiendo al personal.

Joyce DiDonato tiene ese tipo de voz que llena un teatro como el Real y tiene mérito porque el miércoles el recinto era totalmente inhóspito.

El principio del recital no es que fuera frío, es que fue gélido.
Lo primero, la buena mujer se debió deprimir de lo lindo nada más ver los palcos de los dos primeros pisos vacíos. Y la parte central del tercero, encima del palco real, también. Como para animarse.


Además, el inicio del concierto, con un aria que acaba de golpe y no te enteras, descolocó al público. Aparte de que es totalmente normal y habitual que los cantantes en el inicio de los recitales tarden un poco en calentar la voz, la recepción de las tres primeras arias fue muy tibia.

Al final de la primera parte, la Joyce dijo algo así como "que mis amigas las furias bajen a mí" y luego se marcó un aria de bravura. Bien, tanto artista como público ya se habían calentado.

Siguiendo estrictamente las indicaciones de la mezzo, parte del personal bajó a las butacas libres de los pisos bajos. Una amable acomodadora nos dijo que sin problema y los del tercer piso nos corrimos a las butacas centrales. Pero luego vino la jefa, antipática como ella sola, y ante el requerimiento de volver a nuestros sitios, alguien le dijo que la misma cantante nos había indicado que podíamos movernos. Puso cara de ajo porro y se largó.

Por cierto, que las butacas centrales de la segunda fila del tercer piso (arf arf) no se pudieron usar porque... ESTÁN CANDADAS. Tela.


La segunda parte del recital empezó estupendamente. Mei de GTL Torn T, grandísima fan y especialista en doña Joyce, dice que no estuvo al 100% y que ha tenido noches mejores. Vale. Yo me conformo de sobras con esa gran escena de Ariodante, que marcó el punto de subida del concierto y acabó brillantemente con las dos arias de Hécules.

No tenía pinta de haber muchos bises, así que hice mi "llamada perdida de quedan 15 minutos para que termine, te espero en San Quintín".

Y en efecto, no. Pero el primero, el Ombra mai fu, fue ESPECTACULAR. Y mira que la cancioncita está requetemegatrillada y se presta a ser el bis de regalo insulso. Pues no. Le dio intensidad, expresividad, profundidad, todos los "dad" que quieras ponerle. Fantástica.

Para terminar, más Ariodante. Muy bien. Y ya el público, por fin, entregado.
Los palcos impares, los de los patrocinadores e invitados, vacíííííos.



Les Talens Lyriques bajo la batuta de Rousset, IMPECABLES.

Pues mira, sí, da gusto escuchar un concierto händeliano donde no te cantan las de siempre, y aunque se hubiera disfrutado más en un teatro más pequeño con mayor cercanía al público, estuvo la mar de bien.

Además, desde que me he enterado de que la diDonato se casó con el corpiño que lució el miércoles (un poco de "chica alegre del Far West") en Las Vegas y fue en góndola (imagino que en el Venetian, que es el colmo de lo kitsch), ya soy FAN ASSOLUTO.

La foto se la robo con todo el descaro del mundo a Mei:


Y no me digas que no se parece a:

Compenetrados y cronometrados, al salir del teatro acababa de llegar mi tx a San Quintín. SI ES QUE ES UN AMORRRRRRRRRRRRRRR.

Blog de Joyce.
Comentarios de Mei.

lunes, noviembre 24, 2008

Un poco de zarzuela

Hoy, alternando dos piezas de zarzuela.

Primero un dúo cómico:


Él - Hágame usté el favor de oírme dos palabras, sólo dos palabras.

Ella - Va usté a sacarme un ojo si se acerca con la punta del paraguas.

Él - Yo le suplico que a mi poca precaución otorgue su perdón.

Ella - Pues perdonado, desde luego queda usté.

Él – Gracias preciosa.

Ella – No hay de qué.

Él - ¿No sería muchísimo mejor cerrar un paragüitas de los dos,

y así juntitos, agarraditos, marcharnos al café de San Marcial?

Mandar que nos preparen enseguí… un solomillo y unos langostí…

y unas chuletas y unas cocletas, ¿qué tal?

Ella – No me parece mal.

¡Qué chasco tan superior se va llevar el buen señor!

¡Ay, no sé qué pasa por mí! Me da rubor decirle a ustéd que sí.

Él – Mi cielo, mi bella hurí, ya usted verá lo que hay aquí, y apreciará un corazón.

Ella – (Relleno de algodón).

Diga usted, ¿y si nos viera juntos mi mamá?

Él - ¿Su mamá? Pues tapándonos así no nos verá.

Ella - ¿No nos verá? Por supuesto que usted me solicita con buen fin.

Él – Sin duda alguna

Ella - ¿Usté es soltero?

Él – Por mi fortuna.

Ella - ¿Su nombre?

Él – Julio Ruiz.

Ella - ¿El actriz?

Él - El actor.

Ella - ¡Huy, qué horror! ¡Qué fama tiene usted de acá y de aquí!

Él – Ya lo sé. Esas son habladurías que andan por ahí.

Ella - ¡Qué maldad! Pues desde hoy, si usté ha de ser dueño de mi amor,

Él - ¿Qué he de hacer?

Ella – Jure morigerarse.

Él – Yo se lo juro a usted.

Ella – Jure que ha de enmendarse.

Él – Eso sí que no lo sé.

Vámonos ya, paloma mía, que el café de aquí está muy larguito.

Ella – Pues, para no mojarnos tanto mejor es tomar un cochecito.

Él – (Ya la he flechado con mi tipo seductor, ya está muerta de amor).

¡Ay, qué ganitas tengo hermosa, de llegar!

Ella – (Más tengo yo para almorzar).

Él - ¡Ay, qué venturoso día de placer!

¡Ay, con qué ilusión! ¡Ay, voy a comer!

Ella - En cuantito pague al mozo este gaché,

¡pobrecito Ruiz!, yo te lo diré.


Y luego la clásica romanza dramática:



La roca fría del Calvario
se oculta en negra nube,
por un sendero solitario
la Virgen Madre sube.

Camina, y es su cara morena,
flor de azucena, que ha perdido el color,
en su pecho lacerado
se han clavado las espinas del dolor.

Su cuerpo, vacilante,
se dobla el peso de la pena,
pero sigue adelante.

Camina, y sus labios de hielo
besan el suelo, donde brota una flor,
en cada gota de sangre
derramada por Jesús, el Redentor.

Sombra peregrina,
emblema del dolor hecho luz,
camina, camina ligera,
que el Hijo la espera,
muerto en la Cruz.

Desde una loma del sendero,
la Virgen, caminante,
ve la silueta del madero y la Hijo agonizante...

Y llora su callado tormento,
con un lamento que no puede vencer,
es el grito desgarrado
arrancado a su carne de mujer.

Divina estrella,
sobre la huella del humano dolor,
triste camina,
camina llorosa,
la Madre Dolorosa del Redentor.


Mazurka de los paraguas, de El año pasado por agua, y Romanza de Rafael, de La Dolorosa.

sábado, noviembre 15, 2008

Luisa Miller versión paella

Hoy tomo un texto prestado de mi amigo Peritoni:

Entrada original en el blog de los pikitonis (clic)


Luisa la del Día.


Luisa es cajera del Día y está muy ilusionada con su nuevo novio, Ro, más monoooo, que la tiene completamente coladita. Nada que ver con el Charly, que hace tiempo había estado tras ella, y que aunque tenía una moto molona era un tipo que parecía un poco oscuro y como metido en asuntos turbios.
Lo que no sabe ni Luisa ni sus compañeras del Día es que Ro no es un simple albañil, como él dice, si no el hijo de un multimillonario. Un potentado que heredó la fortuna y hasta un título nobiliario al morir su primo, del que era único heredero, y que le ha dado a Ro estudios y carrera en las mejores instituciones.
Luisa vive con su padre en un pisito de un barrio del extrarradio y le cuenta su historia de amor con Ro, y cómo éste le ha pedido en matrimonio. El padre, se alegra mucho por su hija a la que quiere con locura y le dice que le presente a su novio.
Ese mismo día al salir de casa para ir al club de jubilados de la esquina, el Charly se presenta ante el anciano padre y le dice que su hija está siendo engañada, y que el novio ese que tiene no es albañil, si no hijo de un ricachón que está jugando con ella, y que además está a punto de casarse con otra mujer.

El Charly.

Al mismo tiempo el padre de Ro acaba de cerrar un trato con una familia muy distinguida para acordar que la hija de dicha familia, noble en más alto grado que ellos, Federica, se case con Ro, ya que de pequeños se conocían y eran buenos amigos, y la suma de las dos fortunas es un negocio redondo. Federica, que está presente accede porque desde pequeña está enamorada secretamente de Ro, y además ha sido engañada por el padre de éste diciéndole que Ro siente lo mismo por ella.
Cuando Ro se presenta en el despacho de su padre armado de valor para decirle que está enamorado de una chica sencilla, el padre lo detiene y le dice que se tiene que casar con Federica, que está todo acordado. El joven se revuelve contra su padre y le dice, delante de la misma Federica, que está enamorado de otra mujer y que se va a casar con ella.

Mientras en el barrio, el padre de Luisa va a esperar a su hija a la salida del súper y le cuenta los rumores que le han llegado de que su novio es en realidad millonario y que se dice que está prometido a otra mujer y se va a casar con ella. La pobre Luisa cree morirse, pero en ese momento llega Ro y le dice que está enamorado de ella y es con ella con quien se quiere casar. Al instante llegan dos coches oscuros, baja de un Mercedes negro Walter, el padre de Ro, dentro del coche se queda el Charly. Walter se enfrenta a los tres y dice que esa boda es imposible, que su hijo está prometido a otra mujer. Acusa a Luisa de buscona y cazafortunas y el padre de la chica se enfrenta a él. Entonces bajan del coche otros matones y sujetan al padre y a Luisa y meten a la fuerza a cada uno en un coche. Ro se enfrenta a su padre y le dice que si no suelta a Luisa irá a la policía para contarle cómo se hizo con el título y el dinero de su primo.
Luisa queda en libertad pero al padre se lo llevan.

Estando Luisa en casa sola llega el Charly y le dice que tienen a su padre retenido y que sólo ella puede impedir que lo maten. Le da papel y boli y le dicta una carta:
"Charly, sabes que estoy enamorada de ti, lo mío con Ro es sólo poro el dinero, cuando lo obtenga podremos fugarnos a Marina d'or. Luisa".
Ella al principio se niega ( y no por lo de Marina d'or, no) pero ante las amenazas de muerte hacia su padre no tiene más remedio que consentir, y además jurar bajo amenaza de muerte de su padre, que nunca revelará a nadie el engaño de la carta.
Un compañero del Día de Luisa a ver a Ro y le entrega la falsa carta diciendo que Luisa se la ha dado para entregar al Charly, pero que a él no le gustan las traiciones y por eso se la entrega. Cuando Ro lee la carta cree morirse, su Luisa lo está engañando.

El padre de Luisa llega a casa liberado de sus captores. La hija no le cuenta nada de lo ocurrido y quedan de acuerdo en marcharse al pueblo al día siguiente.
Esa misma noche llega a la casa Ro dispuesto a pedir explicaciones a Luisa sobre la carta. Está muy alterado y quiere saber si ella ha escrito aquella carta. Luisa no sabe qué hacer, pero pensando en la vida de su padre le miente y le dice que sí, que su Charly es mucho Charly. Ro se queda pálido y le pide a Luisa algo de beber, la chica saca una Día-Cola y se la pone en un vaso, cuando ella se da la vuelta él introduce un poco de matarratas que había sobre la cocina y bebe. Inmediatamente le ofrece el vaso y ella bebe también.
Entonces le dice a Luisa que si no es de él no será de nadie y que le ha dado un veneno en la Día-Cola. Luisa empieza a sentir los síntomas de envenenamiento y viendo la muerte cerca se siente libre para contarle a Ro la verdad, le dice que lo quiere y que el Charly la obligó a escribir la carta bajo amenaza de muerte del padre.
Llaman a la puerta, pero la pareja está ya en el suelo agonizando, el padre se levanta y abre, son el Charly y Walter, el padre de Ro, que entran y se encuentran a los chicos en el suelo besándose entre espumarajos que les salen de la boca.
Ro, al ver al Charly, aún tiene fuerzas para levantarse, coger un cuchillo de la cocina y clavárselo en el corazón.
Luego al oír cómo Luisa le pide la mano, se acerca a ella y besándose mueren los dos.

Los amantes de Teruel, tonta ella, tonto él.

Y sí, anoche estuvimos en la ópera viendo Luisa Miller de Verdi.



En Valencia.

jueves, noviembre 06, 2008

Sor Yeyé pasada por Händel


Händel
Il trionfo del Tempo e del Disinganno
Isabel Rey, Anna Bonitatibus, Romina Basso, Kobie van Rensburg.
Paul McCreesh.
Teatro Real de Madrid, miércoles 5 de noviembre de 2008.


¿Te acuerdas de la película de 1967 Sor Yeyé?
Comenzaba con una chica alegre y festera que tras una noche de marcha decide meterse a monja.
Básicamente, ésa es la historia de El Triunfo Del Tiempo Y Del Desengaño, de Händel, o por lo menos de la producción que hemos visto en el Teatro Real esta noche, pero sin Hilda Aguirre.


Bromas aparte, después de la primera parte de esta función me he preguntado: ¿Para qué coño le meten escenografía a un oratorio en el que NO SUCEDE NADA? Que sí, que argumento tiene, pero suceder, lo que es suceder, no pasa nada.

La idea de la producción de la Ópera de Zurich es buena: hacer transcurrir la acción en el Chicote o cóctel bar similar. Los decorados son bellos y trabajados (me recordaron a aquel Rigoletto mafioso de la ENO, ¿te acuerdas?), el vestuario es de lujo, hay multitud de figurantes, hemos tenido de todo: mafiosos, monjas, niños, camareros, un organista barroco, una boda, un desfile de modelos... ¿y todo para qué, si el peso musical de la obra lo llevan los cuatro solistas exclusivamente en una sucesión de arias sin fin?

En fin. Bonito, lo que se dice bonito, sí, mucho. Pero ahí se queda, en una apuesta estética. En la segunda parte ha habido un poquito más de chicha y afortunadamente las dos escenas finales (del Placer y la Belleza) han resultado creíbles dramáticamente y francamente sobrecogedoras. Pero vamos, que se puede vestir Semele de ópera perfectamente, ¿pero Il trionfo???


Bueno, consideraciones escénicas aparte, Il Trionfo es puro Händel. Al que no le guste acabará harto y al que le guste... pues depende, porque se puede hacer un poquito largo de más. Es un aria, y otra, y otra, y otra (oh, un dúo), y más aria... Yo he reconocido 3 arias que Händel después usaría en óperas posteriores, pero seguro que hay más.

Me ha sorprendido para bien la Orquesta Sinfónica de Madrid, porque cuando leí que no se trataba de instrumentos originales me temí lo peor. Pero ha sido llevada estupendamente por el señor McCreesh, en una versión reducida de número, claro. Muy bien.


De los solistas, el Tiempo me ha gustado pichís pichás (por el timbre ese tan particualr de los tenores especializados en barroco) y el resto han estado maravillosas.

Romina Basso (El Desengaño) tiene una voz preciosa, un timbre de esos oscuros y pastosos que llenan la sala y aparte sus agilidades. Su parte no es muy extensa, pero me ha encantado.


Anna Bonitatibus (El Placer) no tiene una materia prima tan fresca, pero jooooder, qué manera de expresar, tanto en las partes más líricas como en las arias de bravura. Aparte, empastaba a la perfección con Isabel Rey. Estupenda.

Isabel Rey (Sor Yeyé La Belleza) en la primera parte me parecía una voz demasiado madura para el papel. Brillaba en los agudos pero después se oscurecía mucho en la zona grave. En la segunda parte se me han quitado los prejuicios. El final ha sido totalmente extático. Una delicia.


Vamos, que globalmente el invento me ha gustado. Que hubiera pasado totalmente de la escena pero reconozco que queda bien y en la segunda parte funciona, y que el nivel artístico me ha parecido muy alto.

Hace 4 años se representó este oratorio de Händel en el Teatro Real de Madrid, en el marco del festival de verano, dirigido por Mark Minkowski, en versión concierto, con unos Musiciens du Louvre bestiales y un nivel canoro algo irregular .Recuerdo particularmente floja a la Cangemi haciendo de Belleza, por muchas lágrimas que le afloraran al final. También estuvo la Bonitatibus y Natalie Stutzmann (creo).

Te dejo con el final a cargo de Isabel Rey hace 5 años, en esta misma producción. Hasta la próxima.

martes, noviembre 04, 2008

I've been tagged !!!

Joaquim me ha hecho la gracia de "etiquetarme".

No soy nada amigo de crear tentáculos internáuticos que se van extendiendo, pero mira, como es la primera vez que le ocurre a este blog de ópera y viniendo de quien viene, allá va. Además, está en inglés, que queda como más auténtico.

La cosa consiste en soltar 7 cosas sobre ti o tu blog y cargarle el muerto a 7 blogueros más. Con unas cuantas generaciones, y con 7 de número exponencial, se supone que quien originó el bochinche verá que su invento se extiende a millones de páginas web. Eso si no se corta la cadena, ¿verdad Salarinooooooo?

Venga, allá van las reglas:

The rules:

  1. Link to your tagger and list these rules on your blog. Joaquim, owner of the blog IN FERNEM LAND was my tagger and he is responsible.
  2. Share 7 facts about yourself on your blog - some random, some weird.
  3. Tag 7 people at the end of your post by leaving their names as well as links to their blog.
  4. Let them know they have been tagged by leaving a comment on their blog.
  5. If you don’t have 7 blog friends, or if someone else already took dibs, then tag some unsuspecting strangers.

Los siete cotilleos:

The 7 facts:

  1. I began to love opera because of a collection delivered by press in weekly fascicles.
  2. My boyfriend is a taxi driver.
  3. My first live opera was a Rigoletto by Alfredo Kraus in early nineties.
  4. I use to walk while I'm at the phone.
  5. I love eurotrash productions.
  6. The 40's crisis exists. I've had it.
  7. I'm preparing a 3D pasticcio opera video with my bf. It's costing us a lot of work and discussion.

Y ahora los siete pringaos (aaaaah, se sienteeee):

The ones I tag

  1. Nina owner of the blog Nina la Pazza, a lovely music blog.
  2. Atril, owner of Atril De Sastre, 'cause he's a real zarzuela fan.
  3. Eleuterio, owner of Deseos Ayunos, 'cause he's the only opera blogger I know that actually works in opera and writes from inside.
  4. Casta, owner of Casta Diva, 'cause she loves opera, 'she's adorable and she's gonna get married in a couple of weeks!!!
  5. Peritoni, from Ay Omá blog, for being my close friend for all these years and because I'm responsible for his opera addiction.
  6. Don Otto, from Otro mariblog más, because he's the real definition of a barihunk.
  7. Another, from De putas, pulgas y piojos, for being so crazy to follow my blogs.

Chicos, chicas, si queréis seguir el juego... allá vosotros, yo os lo dejo caer así como si nada.

Mañana, Händel.

miércoles, octubre 22, 2008

Volvió Sweeney




Misma producción de Mario Gas de 1995, casi idéntico elenco.
Teatro Español de Madrid, el de la plaza de Santa Ana (la de los atascos en la cola del aparcamiento y los guiris siendo sableados en las terrazas).


El escenario del teatro se queda pequeño para los decorados, pero lo arreglan con un par de apaños delante de los palcos y la producción se muestra igual de efectiva que cuando se vio en su día. No ha perdido nada de fuerza, pero es que con ese pedazo de partitura, a ver quién no se rinde al Sweeney Todd.

Sí, bueno, mi tx, que se aburrió bastante cuando Sweeney soltaba sus monólogos o dialogaba con el juez.


Con tantas referencias las comparaciones son inevitables, que si la peli de Burton, el dvd original con la Lansbury, el de Patti LuPone... y la misma producción pero 13 años antes, tanto en catalán como en castellano. Uf.


Y es que, ay, los años no han pasado en balde. Vicky Peña sufre física y vocalmente para sacar adelante el inclemente papel de la Sra. Lovett, pero lo suple con un saber hacer sobre el escenario que se come a todo lo que le pase por delante. Cada vez que sale eclipsa al resto y se lleva al público de calle. Joan Crosas cumple perfectamente como Sweeney, y está estupendo en la parte más brutal y desgarrada del personaje. Sin embargo para mí que le falta reflejar la parte más siniestra, ésa que es la que da miedo de verdad, el toque macabro que le daba Constntino Romero teniendo una voz menos poderosa.


Xavier Ribera mantiene perfectamente el tipo como juez Turpin (ay, se le escapó un gallito el día que fui) y tanto Teresa Vallicrosa como Pedro Pomares y Esteve Ferrer repiten exitosos sus antiguos roles.

Los que han cambiado han sido los jóvenes enamorados (muy bien ambos, María del Mar Maestu es una Johanna que no grita y Pedro de los Ríos además es muuuuy mono) y el Toby que no sé por qué se empeñan en que lo cante una mujer en vez de un niño. No me gusta la voz de mujer para este papel.



La orquesta, para que todo quede en familia, la dirige Manuel Gas (sí, ya sé que perpetró alguna barbaridad zarzuelística en este mismo teatro, pero con el Sweeney lo hace la mar de bien).

Respecto a la comparación con la película de Tim Burton, la que tuvo el presupuesto más bajo de la historia en cuanto a champú, recojo unas palabras de Vicky Peña: Burton eligió cosas y dejó en la cuneta otras, como el sentido del humor, el grotesque y el coro, que son muy atrayentes.

Y remata acerca de los musicales “de ahora”: Lo que ahora se entiende por musical es un género que a mí no me interesa nada. Es una retahíla de canciones pegadizas y más o menos divertidas incrustadas en un argumento tontín y banal. Punto y aparte. Ésta es una buena obra de teatro que, además, tiene música. El autor de la pieza escribe también la letra de las canciones, por lo que se da una confluencia maravillosa y la partitura es de un gran nivel artístico.

Puntos sobre las íes. De hecho, no es raro que se represente en teatros de ópera.


En fin, que es una ocasión única, plenamente disfrutable de principio a fin y a unos precios muy buenos. Hasta principios de enero, en el Español.

Sweeney Todd, de Stephen Sondheim, ficha del Teatro Español.
Críticas en El País, La Razón, Abc y entrevista en El Mundo.



Que vayas, que no hay excusa.

lunes, octubre 13, 2008

Por fin Tiefland en Barcelona


Tiefland,
de Eugene d'Albert
Liceo de Barcelona
Sábado 11 de octubre de 2008
Peter Seiffert, Petra-Maria Schnitzer, Alan Titus, Juanita Lascarro, Alfred Reiter. Michael Boder.

A estas alturas imagino que quien lea esto estará ya aburrido de haber leído mil blogs/foros/noticias acerca de lo mismo. Y es que hay que ver lo pesaditos que estamos los blogs: raro es el que no ha comentado la Lucia de la Damrau, el Tiefland, el Ballo del Real, El Don Giovanni de Londres o Los Pescadores de Perlas de Chicago, todos con las mismas fotos y archivos. Pero ay, es lo que toca, ya me gustaría hablar a mí de la pectoralia.com de Nathan Gunn, ya, pero me toca hablar de Tiefland que es lo que fui a ver el sábado.


Mi gran error es el ir demasiado condicionado por la versión discográfica que tengo y de la que puse aquí unos vídeos la semana pasada, la de RCA/Eurodisc con Isabell Strauss y Rudolf Schock, que son un prodigio de poderío vocal y se pasan la ópera pegando bocinazos. (Y no digo nada si escuchamos la versión de Eva Marton) Y claro, me encuentro aquí con Seiffert y la Petra y... no es lo mismo.

video

Mira que me gustó a mi la Petra como Elisabeth y estaba deseando que me gustara como Marta para chincharle al Ximo... pero no, tengo que reconocer que el papel le sobrepasa y le faltan volumen y rotundidad en los agudos, que los chilla. Peter Seiffert cumple sin embargo como Pedro, aunque no me caló tanto como en el Tannhäuser de la temporada pasada.


Creo que podría decir que a todo el conjunto de la ópera le faltaba un hervor, un punto de dramatismo, de mostrar esas pasiones básicas de las que habla el libretto, de dramón rural, vamos.

La escena, además, no ayudaba nada. Más bien contribuía a rebajar la intensidad dramática. En los folios explicativos que da el Gran teatre del Liceu nos lo dan todo muy comidito: Mathias Hartmann despoja a Tiefland de todo el tipismo para presentar unas pasiones universales y atemporales.


Pues coño, Mathias, hombre. Si empiezas con un prólogo rompedor que recuerda a las películas expresionistas / futuristas alemanas de ciencia ficción... sigue el camino y desbarra un poquito más, no dejes que ese prólogo se haga interminable y que luego el decorado de los dos actos sea tan plano y vacío que una vez pasada la sorpresa de la primera visión lo único que provoca es tedio. El argumento se prestaba a un mayor despendole escénico, desde luego. Y sólo las tres secretarias acababan por llamar un poco la atención, aunque también se agotaban pronto. ¿Que es una fábrica de pan bimbo en vez de un molino? Pues muéstranos la sala de cocción, haz reventar el drama en la cadena de envasado, embadurna a Marta de harina, yo qué sé. O por lo menos cuida la dirección escénica, que anda que no se ha desaprovechado el potencial de los personajes.


No voy a hablar del momento en el que caen pétalos de flor por el escenario porque ya es el recurso más cursi, ramplón y vergonzoso que he visto en mucho tiempo. Claro que peor hubiera sido un nacionalismo rancio de barretina, tenora y butifarra, como parece que pedía parte de la prensa local. Qué espanto.

Vuelvo a la ópera. La música de Tiefland me parece muy buena. El problema es que la ópera tiene tanto tanto texto que a veces me distrae, y la parte vocal me resulta mucho menos interesante. Parece que había un empeño por trasladar la obra de teatro original casi frase por frase a la ópera, y hay veces que se hace un poco cansina.

Reconozco a la orquesta del Liceu un trabajo esforzado para sacar lo mejor de la partitura y mis felicitaciones a Michael Boder, a quien sólo le pongo la pega de acelerar la parte más rítmica del intermedio.

Siguiendo en el terreno vocal, correcto Alan Titus y bien Juanita Lascarro aunque con una voz que a mí no me pega nada para Nuri. Me gustó mucho Alfred Reiter como Tomasso y esperemos que con el tiempo su voz gane en amplitud y personalidad.


Tengo que decir que llevé a dos amigos que creo que era su primera ópera en teatro y disfrutaron bastante. Yo ya digo: salvo un punto de pasión que creo que le faltó, también salí muy satisfecho. Y recomiendo la escucha de la ópera a quienes no la conozcan, es un Wagner meets Verismo muy aprovechable.

Última cosa: aún estoy asombrado de la cantidad de memeces que he podido leer en la prensa sobre Tiefland sólo porque era del gusto de Hitler o en revistas como Ópera Actual en la que hay unos artículos bastante demenciales. O hay gente muy ociosa o realmente tienen unas comeduras de tarro notorias. Porque hay que tener perendengues para comparar esta producción con Blade Runner, joder.

Pongan a Eleuterio y a Mei en sus oraciones, sacrificios humanos, rituales esotéricos, viajes mentales o comunicaciones con el más allá esta semana, que están malitos y tienen que mejorar. Muacs.

viernes, octubre 10, 2008

Tiefland

Resulta que Marta era una niña que mendigaba por Barcelona con su mamá cieguita, que la mamá se lió con un señor cruel y borracho que las maltrataba a ambas. Cuando la cieguita murió, el borracho obligaba a la niña a bailar por los pueblos para sacar unas monedas. Fue así como, con 13 años, Marta fue vendida al terrateniente Sebastián, que se encaprichó de ella, a cambio de un molino. Ha pasado el tiempo y las cosas no le van bien a Sebastián. Para salvar sus deudas decide casar con una rica heredera, pero tiene que eliminar todo rastro de su pública relación con Marta. Para ello, obliga a la chica a casarse con Pedro, un sencillo pastor que vive en las montañas y jamás ha pisado el pueblo, las tierras bajas. Marta está horrorizada y odia a Pedro porque cree que se ha vendido por dinero. Se enfrenta a Sebastián, quien dice que a pesar de la boda seguirá siendo suya y que la misma noche de bodas irá a su dormitorio.



Las gentes del pueblo, mientras, chismorrean y se ríen del pastor. Pedro, ajeno a toda la historia, está encantado con el matrimonio y se ha enamorado de Marta nada más verla. Le cuenta una historia de cómo mató a un lobo sólo con sus manos. Marta, desconcertada, no quiere dormir junto a su marido ni con Sebastián tras la boda, lo que confunde a Pedro.
A la mañana siguiente Pedro está convencido de que había un hombre en el dormitorio y comunica a Nuri, una amiga de Marta, que no entiende a su mujer y que quiere dejarla y volver a las montañas. Marta se pone celosa de que su marido hable con otra mujer y la echa. Le confía toda su historia al viejo del lugar, que promete ayudarla pero le dice que le tiene que contar todo a su marido. Pedro está enfadado con las burlas de la gente y con la actitud de Marta, y le dice que la va a dejar. Marta le provoca y le dice que lo engañó, que había un hombre la noche anterior. Pedro la hiere con un cuchillo pero ella se vuelve loquísima del potorro diciendo que nada le haría más feliz que morir por su mano. Finalmente se confiesan los dos enamorados el uno del otro



Llega Sebastián y obliga a Marta a bailar para el padre de su rica prometida. Ella obedece pero Pedro se enfrenta al amo y pelean, siendo reducido por los criados de Sebastián. El viejo del pueblo le dice a Sebastián que su boda con la rica heredera ha quedado suspendida porque le ha contado todo al padre. A Sebastián le da igual y decide aprovecharse de Marta ya sin miramientos. Intenta forzarla, ella grita y acude Pedro. Se produce una pelea. Pedro termina estrangulando a Sebastián al igual que hizo con el lobo y se va con Marta a las montañas, lejos de la maldad de la tierra baja.

¿Y luego hay quien se mete con el argumento del pobre Trovatore?

¡Anda ya!

El sábado, en el Liceu.

lunes, octubre 06, 2008

Primer boceto

Primer boceto del decorado del primer acto:



Es sólo un apunte, falta muchísimo más.


domingo, octubre 05, 2008

Don Giovanni en la red


Nos recuerda la siempre a la última Mei a través del recordatorio del blog de Hariclea que a partir de hoy el Don Giovanni que inauguró la temporada de la Royal Opera House de Londres está disponible en vídeo vía web.

Sólo hay que acceder a la página http://www.roh.org.uk/video/ , seleccionar en el menú de la izquierda Don Giovanni y darle al Play.


Si además funcionas con Explorer o la versión antigua del Firefox (la nueva es una caca) y tienes instalado el plugin del RealPlayer, te lo puedes descargar a tu pc en un pispás.

Y con un reparto de campanillas:

Director: Charles Mackerras
Don Giovanni: Simon Keenlyside
Donna Anna: Marina Poplavskaya
Leporello: Kyle Ketelsen
Donna Elvira: Joyce DiDonato
Don Ottavio: Ramón Vargas
Commendatore: Eric Halfvarson
Zerlina: Miah Persson
Masetto: Robert Gleadow

Como para perdérselo.

¿Qué? ¿Que no?
Vayan unas muestras:

La Obertura:

video

Mi tradì, por la DiDonato:

video

El Final (el de verdad, no el postizo):

video

Gracias a las "recordantas"

viernes, octubre 03, 2008

Un buen ballo

Verdi: Un ballo in maschera

Marcelo Álvarez, Violeta Urmana, Elena Zaremba, Marco Vratogna, Alessandra Marianelli.
Jesús López-Cobos

Teatro Real de Madrid. Miércoles 1 de octubre de 2008


Oye, pues más que apañao el primer título de la temporada del Real, qué quieres que te diga.

Y ya estamos con los jaleos de entradas. El día 16, que es cuando me toca de abono, no estoy en Madrid. Así que ya me las agenciaré para vender la entrada y me saqué una sin visibilidad pero enfrente de una de las pantallas para anteayer día 1.

Salí ganando, que en esta producción hay que escuchar, porque ver, lo que se dice ver, mejor no hacerlo. Menuda basurilla. Muy en la línea feísta que se gasta el Teatro Real en los últimos tiempos: Todo negro, todo oscuro, todo horrendo, y los oftalmólogos frotándose las manos. En el primer acto hay una especie de tapiz espantoso espantoso que parece que vayan a empezar a saltar ácaros en cualquier momento. Con decir que la escena mejor resuelta es la del "orrido campo", que transcurre en unas ruinas (cómo no, grises y negras)... En fin.

La gran baza escénica era un espejo inclinado que permitía la visión de un "semisótano trasero" en la escena del baile. Por supuesto, sólo para platea y primeros pisos, como es costumbre. Yo lo veía mal que bien en las pantallas, pero francamente no le hice ni caso..

Pues sí, a escuchar tocaba.


Me gustó mucho Violeta Urmana, creo que tiene el timbre y temperamento perfectos para esta ópera, ni se queda corta ni se pasa en lo dramático. Aparte, nos regaló el oído con unos graves contundentes. Muy bien.

Marcelo Álvarez también estaba en su salsa, con un enfoque ligero y desenfadado al principio y plenamente expresivo en los dos últimos actos. Considerando que los dos últimos Riccardos que había escuchado en directo fueron Fraccaro y Cupido, todo un gustazo para el oído.

Zaremba, mezzo dramática de esas que se oyen hasta en el edificio de al lado, con su vibrato incorporado, bastante bien.

Vratogna, en sustitución de Carlos Álvarez, cumplió con el papel de Renato aunque el fraseo/emisión fue un tanto desconcertante. Por megafonía avisaron de que era su 5ª función en 7 días.

Y la Marianelli como Oscar estuvo muy correcta también, sin resultar nada atacante.

Me gustó mucho la dirección de López Cobos. Le dio el punto justo a las partes más movidas sin caer en el peligroso pachín-pachinismo que algunos le dan a Verdi, y se regodeó en las partes más dramáticas.

En fin, buena noche operística.


Y mejorando los tres últimos Ballos que he visto en directo:

- Teatro de la Zarzuela, con la Tomowa-Sintow, la Obraztsova y no recuerdo el tenor: fue también un gustazo para el oído y un suplicio para la vista, había una especie de meteorito flotando y unos marcos de cuadro enmarcando (valga la redundancia) toda la escena.
- Teatro Real, allá por su inauguración: más mediocre no pudo ser, la producción era de teatro de tercera comarcal y el tenor estaba afónico el pobre.
- Liceu, la famosa producción de Bieito, que a mí, salvo lo de la violación, me parece fantástica, con Fraccaro y Ana María Sánchez (¿qué ha sido de esta mujer, que hace unos años estaba en todas las temporadas?) que cumplieron justitos.



Ah, yo no sé si el turno F es muy pimpín, si se lo toman como inauguración de temporada o qué, pero vamos, la gente estaba hipervestidísima de gala en el vestíbulo y a la salida había mogollón de chóferes esperando en la puerta. Y yo con las nuevas zapas que me acabo de comprar y mi sudadera con capucha como que desentonaba un poco... pero también tenía coche esperándome en la puerta, chincha.


Y, de todas formas, qué te puedes esperar de una ópera de Verdi cuyo primer cuadro termina con un cancán.


Pues a disfrutar se ha dicho, leches.

Ah, grabé con el móvil el dúo del segundo acto, pero se oye muy bajito y no merece la pena que lo suba, ya lo escucharéis mañana por la radio.

viernes, septiembre 26, 2008



He estado de vacaciones.

Todas las entradas de este blog desde el pasado día 9 de septiembre, incluyendo ésta, han sido escritas con anterioridad y han sido programadas para irse publicando hasta la fecha.

Si no ha ocurrido nada catastrófico, imagino que para el día de hoy estaré ya de vuelta en Madrid.

Y si ha ocurrido algo, la cosa queda como muy surrealista, ¿no?

De todas formas, y parafraseando a mi querido de Almatosa: TODO ESTO ES MUY ABSURDO.

Di Provenza.

Se me hace larguísima, sobre todo si hacen la repetición.

Mira

Blog Widget by LinkWithin