sábado, noviembre 15, 2008

Luisa Miller versión paella

Hoy tomo un texto prestado de mi amigo Peritoni:

Entrada original en el blog de los pikitonis (clic)


Luisa la del Día.


Luisa es cajera del Día y está muy ilusionada con su nuevo novio, Ro, más monoooo, que la tiene completamente coladita. Nada que ver con el Charly, que hace tiempo había estado tras ella, y que aunque tenía una moto molona era un tipo que parecía un poco oscuro y como metido en asuntos turbios.
Lo que no sabe ni Luisa ni sus compañeras del Día es que Ro no es un simple albañil, como él dice, si no el hijo de un multimillonario. Un potentado que heredó la fortuna y hasta un título nobiliario al morir su primo, del que era único heredero, y que le ha dado a Ro estudios y carrera en las mejores instituciones.
Luisa vive con su padre en un pisito de un barrio del extrarradio y le cuenta su historia de amor con Ro, y cómo éste le ha pedido en matrimonio. El padre, se alegra mucho por su hija a la que quiere con locura y le dice que le presente a su novio.
Ese mismo día al salir de casa para ir al club de jubilados de la esquina, el Charly se presenta ante el anciano padre y le dice que su hija está siendo engañada, y que el novio ese que tiene no es albañil, si no hijo de un ricachón que está jugando con ella, y que además está a punto de casarse con otra mujer.

El Charly.

Al mismo tiempo el padre de Ro acaba de cerrar un trato con una familia muy distinguida para acordar que la hija de dicha familia, noble en más alto grado que ellos, Federica, se case con Ro, ya que de pequeños se conocían y eran buenos amigos, y la suma de las dos fortunas es un negocio redondo. Federica, que está presente accede porque desde pequeña está enamorada secretamente de Ro, y además ha sido engañada por el padre de éste diciéndole que Ro siente lo mismo por ella.
Cuando Ro se presenta en el despacho de su padre armado de valor para decirle que está enamorado de una chica sencilla, el padre lo detiene y le dice que se tiene que casar con Federica, que está todo acordado. El joven se revuelve contra su padre y le dice, delante de la misma Federica, que está enamorado de otra mujer y que se va a casar con ella.

Mientras en el barrio, el padre de Luisa va a esperar a su hija a la salida del súper y le cuenta los rumores que le han llegado de que su novio es en realidad millonario y que se dice que está prometido a otra mujer y se va a casar con ella. La pobre Luisa cree morirse, pero en ese momento llega Ro y le dice que está enamorado de ella y es con ella con quien se quiere casar. Al instante llegan dos coches oscuros, baja de un Mercedes negro Walter, el padre de Ro, dentro del coche se queda el Charly. Walter se enfrenta a los tres y dice que esa boda es imposible, que su hijo está prometido a otra mujer. Acusa a Luisa de buscona y cazafortunas y el padre de la chica se enfrenta a él. Entonces bajan del coche otros matones y sujetan al padre y a Luisa y meten a la fuerza a cada uno en un coche. Ro se enfrenta a su padre y le dice que si no suelta a Luisa irá a la policía para contarle cómo se hizo con el título y el dinero de su primo.
Luisa queda en libertad pero al padre se lo llevan.

Estando Luisa en casa sola llega el Charly y le dice que tienen a su padre retenido y que sólo ella puede impedir que lo maten. Le da papel y boli y le dicta una carta:
"Charly, sabes que estoy enamorada de ti, lo mío con Ro es sólo poro el dinero, cuando lo obtenga podremos fugarnos a Marina d'or. Luisa".
Ella al principio se niega ( y no por lo de Marina d'or, no) pero ante las amenazas de muerte hacia su padre no tiene más remedio que consentir, y además jurar bajo amenaza de muerte de su padre, que nunca revelará a nadie el engaño de la carta.
Un compañero del Día de Luisa a ver a Ro y le entrega la falsa carta diciendo que Luisa se la ha dado para entregar al Charly, pero que a él no le gustan las traiciones y por eso se la entrega. Cuando Ro lee la carta cree morirse, su Luisa lo está engañando.

El padre de Luisa llega a casa liberado de sus captores. La hija no le cuenta nada de lo ocurrido y quedan de acuerdo en marcharse al pueblo al día siguiente.
Esa misma noche llega a la casa Ro dispuesto a pedir explicaciones a Luisa sobre la carta. Está muy alterado y quiere saber si ella ha escrito aquella carta. Luisa no sabe qué hacer, pero pensando en la vida de su padre le miente y le dice que sí, que su Charly es mucho Charly. Ro se queda pálido y le pide a Luisa algo de beber, la chica saca una Día-Cola y se la pone en un vaso, cuando ella se da la vuelta él introduce un poco de matarratas que había sobre la cocina y bebe. Inmediatamente le ofrece el vaso y ella bebe también.
Entonces le dice a Luisa que si no es de él no será de nadie y que le ha dado un veneno en la Día-Cola. Luisa empieza a sentir los síntomas de envenenamiento y viendo la muerte cerca se siente libre para contarle a Ro la verdad, le dice que lo quiere y que el Charly la obligó a escribir la carta bajo amenaza de muerte del padre.
Llaman a la puerta, pero la pareja está ya en el suelo agonizando, el padre se levanta y abre, son el Charly y Walter, el padre de Ro, que entran y se encuentran a los chicos en el suelo besándose entre espumarajos que les salen de la boca.
Ro, al ver al Charly, aún tiene fuerzas para levantarse, coger un cuchillo de la cocina y clavárselo en el corazón.
Luego al oír cómo Luisa le pide la mano, se acerca a ella y besándose mueren los dos.

Los amantes de Teruel, tonta ella, tonto él.

Y sí, anoche estuvimos en la ópera viendo Luisa Miller de Verdi.



En Valencia.

4 comentarios:

  1. Gracias por tomar prestado el texto.
    Iba a actualizarlo sólo para decir que la producción del teatro Massimo de Palermo es incómoda de ver y que la iluminación brilló por su ausencia.
    Que Carlos Álvarez suspendió su actuación por sus problemas lanringológicos de esos. Que la Voulgaridou estuvo fina fina, aunque no tiene demasiada potencia.Que la orquesta, el coro y Maazel estuvieron fantabulosos, y sobre todo:
    Marcelo Álvarez me hizo soltar la lágrima dos veces. Qué bien cantó, qué voz tan bonita y qué pedazo de actor: cuando se planta delante de la escena y maldice a su padre y a la sangre que recorre sus venas...fue un momento de una intensidad brutal.

    ResponderEliminar
  2. Peri, no te corras, anda.
    No se que os dan los hombres y mujeres gordas estos que cantan desde el diafragma. A mi que me canten igual pero con la cara de los del Il Divo mejor.

    Supongo que sabras esto, Mochazo.
    http://www.soitu.es/soitu/2008/11/13/infovideos/1226601138_104919.html
    Fue escucharlo en RNE que lo entrevistaban y acordarme de ti, y darle a bajar como loco al torrent, claro.

    Que grande la orquesta valenciana, xe.

    ResponderEliminar
  3. TODAS las óperas son culebrones sublimados...y sublimes en muchos casos...

    Por eso mismo también: ¡Que viva la ópera, carajo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias FranCorreas, tampoco soy tan ultrafán de bajarme lo último ultimísimo :-)

    ¿Culebrón? ¿laóperaaaaa? Vaaaa.

    Peritoni, M. Alvarez ya cantó Luisa en Madrid y fue .... ufff, fantastic.

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin