lunes, julio 02, 2007

N'est-ce plus ma main?


Manon.
Jules Massenet
Liceo de Barcelona. 30 de junio de 2007
Natalie Dessay, Rolando Villazón, Manuel Lanza, Francisco Vas, Samuel Ramey
Víctor Pablo Pérez
David McVicar

Ay la Manon, cómo es, y cómo me gusta.
Ahora, unas tijeritas no vendrían nada mal:
Chas chas chas y adiós grisetas, chas chas chas, cojo el Imedio y corto y junto un par de actos como se hacía antes.

Y así no hay que salir despepitado a las doce y media a buscar un sitio donde te den de cenar, porque después del paseíto hasta el Majestic, aquello era un cocktail bar y además, había overbooking de pijas barcelonesas y el aforo estaba completo.

Pero a lo que voy: Gran función de ópera el el Liceu de Barcelona. El público venía a aplaudir y se notaba.
En escena, la Dessay: fantástica, conmovedora, deliciosa, una adecuación total al papel y la primera soprano que me hace creer que Manon tiene poco más de quince años.

Para mí la Gavota es anecdótica en esta ópera, pero la resolvió bien (ya no es la máquina de hacer coloraturas y sobregaudos de antes, hay que decirlo) aunque donde mejor estuvo fue en las partes más dramáticas: la petite table, San Sulpicio y el final (de cagarse).

Con Villazón tenemos un problema. Es bueno, tiene una voz bonita (lírico raro) y cuando canta piano es capaz de modular y hace cosas preciosas. El problema es que cuando tiene que esforzarse la voz no le pasa, se le queda atrás y grita y las pasa canutas para sobrepasar la orquesta, pasando a una actuación tipo verista pero sin que le acabe de salir el chorro de voz. Para mi gusto, tendría que centrarse un poco.

Hizo un en fermant les yeux exquisito, empezó bien el Fuyez pero el final le sobrepasó y acabó desvariando un poquito. Eso sí, se marcó una nota final eteeeeeeeeeeeeerna que levantó al personal.

Muy correctos el resto de elementos artísticos: Ramey cascadísimo pero imponente, Vas muy gracioso, Lanza bien (la primera vez que me gustan estos dos) y la orquesta bien pero tapando al pobre Villazón. De las tres grisetas no opino porque me ponen del hígado.

La producción es una mierda pinchada de un palo. Por lo menos no molesta, me decía, ingenuo de mí, en el segundo entreacto. Los cojones. El acto del hotel de Transilvania convertido en burdel fue un despropósito total: desnudos y acciones obscenas y provocativas que no provocan nada sino irritación porque hay que andar buscando a los cantantes entre cincuenta figurantes haciendo el gilipollas. Los que celebraran el día del orgullo tuvieron su dosis de cacha visible. Ah, el ballet, una ridiculez.

Y mi pregunta es: ¿Se monta el pollo con el Don Carlos (véase) o con el Ballo y no se dice nada de esta memez? Una vez más, me reafirmo en mi opinión de que cuando la gente abuchea va con la idea de montar la escandalera antes de ver nada. En fin.

Gran Manon, estupenda Dessay; bien, aunque preocupante, Villazón y me quito el sombrero ante Massenet por ese final en el que, aún sabiendo lo que ocurre, te pilla totalmente desprevenido y emociona. Mucho.


No voy a robarle a Mei el vídeo, se puede ver aquí.
¿Nadie lo va a subir a rapidshare????? Avisad, porfaplís.

Mi crónica (casi igual a ésta) en Unanocheenlaopera, aquí.

Extractos en vídeo, aquí.

6 comentarios:

  1. La lástima del sábado es que Villazón estuvo peor que el resto de días, donde ya mostró sus problemas con el Ah! Fuyez... Villazón tendría que tomarse un tiempo de reflexión y hacer algo con su técnica...

    De todas formas ¡qué grande es la Dessay! Sólo por ella valía estar el sábado en el GTL...

    Y sí, no entiendo cómo McVicar se fué de rositas el día del estreno...

    PS: enlaces vía correo... ;-)

    ResponderEliminar
  2. Por fin leemos tu crónica!!!
    Divertida y certera.
    Las tres gallinas también estuvieron bien, aunque ellas no tienen ninguna culpa de tener que cargar con ese tripartito.
    Saludets

    ResponderEliminar
  3. Vi la representación de la tele, y pienso más o menos lo mismo. Dessay me convence siempre. En parterre.com pusieron muchos cotilleos off-stage sobre la supuestamente escasa relación entre Villazón y la petite diva; no sé que habrá de verdad en ello.

    ResponderEliminar
  4. Hala, hala, hala. Ya están los enlaces, qué gusto de piratería.

    Tienes razón, ximo, ellas no tienen la culpa de tener unos papeles tan ingratos.

    Villazón tiene que ver por dónde quiere tirar, y si tira hacia los papeles de más peso, como parece que va a ser, planteárselo muy seriamente. Porque en grabaciones y en la televisión hay micrófonos, pero en el teatro todos pudimos comprobar cómo la voz se le queda atrás.

    Qué grande es la pequeña Dessay

    ResponderEliminar
  5. Ande están esos enlaces???? Porfaplís.

    ResponderEliminar
  6. Enterhase2/9/07 14:59

    Y sí, eso de los desnudos es todo un tema.

    A veces parece que antes que incluir elementos modernos quieren dar la modernidad a la fuerza.

    Tiene que ver la sensatez del régisseur para actualizar una obra sin que quede de mal gusto.

    Y esto no significa, claro, sugerir en vez de mostrar ni poner un desnudo en vez de cincuenta. Puedes mostrar cincuenta desnudos en el escenario: todo depende del momento, el lugar y el modo en que lo hagas.

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin