martes, julio 03, 2007

Adiós, Beverly


Tanto hablar de Manon y hoy ha fallecido una de las mejores: Beverly Sills.

Tenía un timbre ingrato y penetrante, pero su manera de cantar, su asombrosa coloratura, sus agudos, sobreagudos y sobreagudísimos y su manera de transmitir eran inmensas.

Fue una Cleopatra increíble. Pese a las críticas de falta de sentido barroco, su Giulio Cesare es una grabación imprescindible, escucharla en el "Se pietà" me pone la carne de gallina. Hizo como pocas todos los papeles del Hoffmann, las reinas Tudor de Donizetti, la Manon y la Thaïs de Massenet, Lucia, Violetta, Norma, El Asedio de Corinto... y La Morena de mi copla, que cuando salió editada en cd sorprendió a la mismísima soprano que no recordaba haberla grabado (no me extraña).

En fin. De verdad que me da una gran pena.

3 comentarios:

  1. La señora Sills además de gran cantante también dirigió la NYCO...

    Zichrona Livracha

    ResponderEliminar
  2. Ya he comentado donde he podido, que con la muerte de Sills la ópera ha perdido la sorisa y el cielo ha ganado una corista divertidísima y un pedazo de artista.
    Su voz ciertamente no es un portento de belleza pero lo suplia con verdad y sobretodo interpretando todas y cada una de las notas que cantaba.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16/7/07 2:56

    La Sills tenía un vibrato que daba miedo. En la grabación de Manon hay momentos casi, casi insoportables, pero tengo que reconocer que es una de mis preferidas.

    Esther Colero

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin