martes, abril 10, 2007

King Kong a la checa

En un par de semanas se estrena en París una nueva producción de El Caso Makropoulos, de Janácek.

Esta ópera fascinante juega con el paso del tiempo, y la ambientación, según leo, estará en el Hollywood de los años 50. Como elemento decorativo de reclamo, están promocionando una cabeza de King Kong (que es de los años 30, todo sea dicho).

Lo bueno que tiene la noticia es que es coproducción con el Teatro Real de Madrid, así que seguramente pronto la veamos por aquí.

En los 10 años de reexistencia del Teatro Real... ¿cuántos Janaceks nos han puesto? Yo creo que a falta de la Jenufa y la Katia, que son las conocidas, nos ha caído casi una por año. Y las que no, han tocado en Barcelona.A mí me da que cuando los directores artísticos quieren hacerse los modernos, programan un Janacek, que queda muy bien y dentro de lo contemporáneo (ejem, hay óperas suyas ya con un siglo de vida), es de lo más clásico. Y, francamente, a mí el Osud y la de la casa de los muertos me parecieron obras bastante menores.

En Paguí canta la Denoke. ¿Nos hará olvidar al genial histrión de Anja Silja en la famosa producción del tocado de pavo real que está en dvd y se pudo ver hace unos añitos en el Liceo?

Comentario sobre la producción en Madrid en 2008: aquí (clic)

1 comentario:

  1. Bueno tendré que ver como ligan lo del caso Makropulos con el King Kong y no creo que sea por que la Emilia Marty sea tan prehistórica como el famosos gorila, pero con los directores de escena nunca se sabe.
    Creo que la Denoke estará superior, sin comparación posible con la Silja. Una lo cantará, mientras que la otra con su presencia, sus plumas y su mítica particular vivía de la gloria y del glamour, toda una creación ciertamente, pero no la única posible.
    Janáček, cómo Puccini, son clásicos. Pensar que sus óperas son contemporáneas, es de una ignorancia descomunal. Nosotros nos teníamos que poner al día, pero una vez vistas sus obras maestras, pretender colarlas todas, con el pretexto de que son ópera contemporánea, me parece excesivo. Hay tanto y bueno por descubrir aún, que antes de reponer otro título del checo, mejor un Schreker, otro Korngold o un Zemlinsky, que son clásicos que ni olemos.

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin