miércoles, marzo 12, 2014

Falleció Mortier

 
El domingo pasado falleció Gerard Mortier, el anterior director artístico del Teatro Real de Madrid, a quien echaron unos meses atrás de una manera algo rastrera.

Se sea partidario o no de su gestión, hay que reconocer que el teatro sufrió una auténtica convulsión con su nombramiento, con sus programaciones y con su manera de hacer las cosas.

¿Puntos a favor?
Su concepción renovadora de la ópera como un espectáculo vivo y no anquilosado en el "cualquier tiempo pasado fue mejor". Su valentía al adoptar posturas artísticas arriesgadas. Su capacidad de resultar un revulsivo.

¿En su contra?
Sus maneras chulescas de hacer lo que le daba la gana y sin escuchar a nadie. Su desprecio a los cantantes españoles. El chorreo escandaloso de dinero y el déficit que ha dejado. Dar la preponderancia a la escena en vez de a las voces.

Pero como yo no tengo mucho criterio ni conocimiento como para ir analizando su gestión, lo que voy a hacer va a ser recordar sus hitos desde el punto de vista del espectador de quinto piso que soy, o sea, de las óperas que he ido a ver.

Así que... veamos:

Resultados satisfactorios:
- El Caballero de la Rosa, a pesar de la sosa protagonista.
- Otra vuelta de tuerca, que estuvo la mar de bien.
- Tosca, que fue clasicota clasicota.
- Werther, que tuvo un segundo reparto algo irregular pero que en conjunto fue muy celebrada.
- Ifigenia en Táuride, maravillosa.
- Elektra, que fue muy digna.
- Lady Macbeth de Mtsensk. Sin llegar a ser redonda, muy notable, y con una portagonista espectacular.
- La Clemenza di Tito. Una indisposición me impidió disfrutar al completo de una ópera que a priori no me gusta, pero que estuvo muy bien servida.
- Cyrano de Bergerac. Domingo y Arteta en su salsa.
- Ainadamar. Agradable, sin ser una maravilla.
- The Perfect American. Reconciliación con Glass.
- L'elisir d'amore. ¡Por fin un donizetti cómico que no me aburre!
- Brokeback Mountain. Un muy buen estreno mundial.
- Alceste. Producción de lujo en la que el segundo reparto debería haber sido el primero.

¿Cuántas me han salido? 15

Veamos las que "Sí pero no".
- San Francisco de Asís. La desmesura, aunque me parece bien programada.
- Eugenio Onegin. Una pena, porque apuntaba a un éxito y fue todo de 2ª B.
- Iolanta / Persephone. Interesante propuesta, aunque me aburrió.
- Vida y muerte de Marina Abramovic. Una performance en toda regla que estuvo bastante bien, pero que en una temporada de ópera... como que casi que no.
- Così fan tutte. El de Haneke. Un primer acto soporífero y un segundo genial. Irregular.
- Il Postino. Agradable sin ser nada del otro jueves. Se notó la ausencia de Domingo.
- El Rey Roger, las comeduras de tarro de un director de escena casi se cargan una ópera con una música deliciosa.
 - I due Figaro. Menos mal que vino Muti, porque aquello pintaba somnífero.

Mmmm, de las aceptables...8

Y ahora los bluffs:
- Wozzeck. Aburrimiento total.
- Las Bodas de Fígaro. Un reparto menos que mediocre nos duerme.
- Pelléas y Melisande. Para salir corriendo. Una castaña.
- El barbero de Sevilla. Perezón perezón. La ópera bufa en la que nadie se divertía.
- Boris Godunov. No pude con ella, probablemente por culpa mía.
- La conquista de México. De ésta no escribí nada, pero es que me dejó TAN descolocado...

Que no me gustaran nada... 6

Y las que no he visto, 8.

Mahagonny, Choeurs, Don Pasquale, Tristan e Isolda, The Indian Queen, Poppea e Nerone, Moses und Aron y Macbeth.

Creo que mi balance provisional de la etapa Mortier en el teatro es más bien positivo.

1 comentario:

  1. Hermoso balance. Apuesto que mucho más ecuánime que mucho de lo que se escucha en foros y otros blogs

    Mortier fue muy apreciado en la zona donde se habla alemán y se comentó bastante el alejamiento del Real.

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin