jueves, junio 18, 2009

Y escuché la Butterfy de la Gheorghiu


Y escuché por fin la nueva versión de la Butterfly de la Gheorghiu de la que ya habé hace poco (clic).

Siendo serio y habiendo escuchado a la Sra Gheorghiu en directo (sólo en recital, eso sí), Cio Cio San no es un papel para ella en teatro. Bueno, quizás sí en un teatro "alla Bartoli", pequeño y con la orquesta con sordina.

Sin embargo, su Butterfly en disco funciona. Y muy bien, me atrevo a decir.
La pastosidad y la belleza de la voz son notables, los agudos son potentes (alguno oscilante cuando apiana) y la interpretación convence.

Gheorghiu es de las que yo llamo butterflies "matronas". No da el papel de niña de 15 años superparanada por la opulencia de su timbre, pero dramáticamente es impactante. Que me lluevan piedras y cuchillos, pero en ocasiones me recordaba a otra Butterfly del estilo: la Tebaldi.



Además, Gheorghiu evita las exageraciones dramáticas y la ñoñería (dos de los defectos más habituales entre las butterflies) y sin embargo salpica toda la ópera de detallitos y matices expresivos que hacen ver un trabajo muy estudiado, nada rutinario, del papel.

Sí, los graves están engordados y el micro ayuda mucho, pero la verdad es que me ha gustado mucho.

Otro que tampoco deja momento alguno a la rutina es Antonio Pappano, con una orquesta tensa, rica, pendiente de cada frase. Yo creo que desde la versión de Maazel (la de Scotto para CBS) no había escuchado una Butterfly tan rotunda orquestalmente. Un diez.



Y esos son los dos valores de la grabación, porque el tenor Kaufmann me parece que tiene poderío vocal pero una emisión muy fea, como abierta, y ni la Suzuki ni el Sharpless me han dicho gran cosa.

En definitiva, para mi gusto, versión de estudio recomendable por la protagonista y la orquesta. Que no sea exportable a teatro ya es otro cantar, pero como cd está más que bien. Y la Gheorghiu se quita la espinita de su anterior Puccini, esa Tosca "quierosercallas" que no hay por donde cogerla.


3 comentarios:

  1. interesante lo que dices poque un amigo escuchó en vivo a Kaufmann en Viena haciendo Cavaradossi y le encantó, dice que está muy bien vocalmente.
    Lo traigo a colación porque no te puedo explicar la publicidad, la manija, el turbo que las discográficas alemanas le están dando a la carrera de Kufmann, como si fuera un segundo Wunderlich... es EL tenor alemán del momento.
    Pareciera que es más lírico que spinto aún, pero le hacen cantar desde Tamino hasta Florestán...espero que se cuide la voz.

    ResponderEliminar
  2. Escuché la ópera entera una sola vez (en Spotify!), y algún que otro fragmento lo repetí, y coincido casi al 100% con lo que dices (lo cual es aburridísmo, porque es preferible tirarse los trastos a la cabeza). Gheorghiu no es, desde luego, de esas Butterflies aniñadas (y yo lo agradezco) y me convenció en disco. Su voz graba muy bien, es cierto que parece mucho más de lo que es, pero a mí me importa un pimiento si lo que estoy haciendo es escucharla en mi casa.
    Pappano en Puccini es una pasada. A mí me chifla, le saca todo el pastelazo a las partituras y me deja empachado de melodía.

    ResponderEliminar
  3. Pues siento no ser de los que odian a la Yoryú y ponerte a parir, porque estoy también de acuerdo contigo en todo.
    Si acaso, no sé a que viene lo de que esta señora en directo necesitaría un teatro pequeño, yo la he oído y no me pareció que tuviera una voz pequeña.
    Por cierto, el miércoles vi a la Reina de la Coloratura, ya te cuento, ya.

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin