domingo, mayo 07, 2017

Venga usté a pasar la tarde (Enseñanza libre & La Gatita blanca)



Buen subtítulo le han puesto a este programa doble de zarzuelas de tinte sicalíptico: Venga usté a pasarte la tarde, porque eso es realmente a lo que se va al Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Porque usted oirá muchas cosas, verá muchas más, no entenderá nada de nada pero al final saldrá con la agradable sensación de "haber pasado la tarde".

Empecemos por la estructura: cójanse dos obras menores cuasi desconocidas y mézclense en una. De Enseñanza libre se ha eliminado toda la parte argumental (una aberración para los puristas, ya sabemos, pero probablemente un descanso para el resto de los mortales) y se han mantenido los cantables, hilvanados ligeríiiisimamente por una anécdota: un matrimonio quiere montar una zarzuela y para ello cuenta con su hija, una amiga, la tía y el acomodador del teatro. ¿De qué teatro? Ah, quién sabe. La segunda parte es la puesta en escena de dicha zarzuela, La Gatita Blanca, ya manteniendo el argumento (se supone, yo no lo conozco).

Afortunadamente, Enseñanza libre tiene una partitura de Gerónimo Giménez que es una delicia y que agrada mucho a los aficionados al género. Sin conocer una sola pieza, todas suenan y, sobre todo, todas merecen permanecer en la memoria zarzuelera. No he encontrado ninguna grabación pero sí un popurrí de la obra en Spotify:


Bueno, miento, la canción del Morrongo la cantaba Ángela Molina en Las Cosas Del Querer 2.


La Gatita Blanca, con música de Giménez con Amadeo Vives (curiosidades) tiene una partitura menos inspirada, pero mantiene la esencia y tiene algún número lucidito. De ésta sí tengo una grabación de esas de Montilla / Zafiro de los años 50 que, francamente, había olvidado. Pero mira qué primor de portada de cd:


Hay que decir que la Orquesta de la Comunidad de Madrid, dirigida por Manuel Coves, ha mantenido un muy alto nivel, sacándole el jugo, la ligereza, el tono y el ambiente perfecto a estas dos obritas. 


El elenco vocal está a la altura, destacando Cristina Faus en la parte solista femenina. Para la Gatita se ha escogido a la cantante Roko (sé que salió de televisión, pero ya no me preguntes si fue de La Voz, Operación Triunfo, Factor X o qué se yo). Es muy mona (da el papel), graciosa y canta bien. El problema es el maldito micrófono. Si bien en las partes cantadas daba el pego, en las habladas era un desastre, éramos incapaces de entender lo que decía. Era la noche de estreno, espero que corrijan el ajuste del sonido en sucesivas funciones.


El coro cumple su papel con soltura y además se les veía en su salsa interpretando, porque sobre todo el femenino tenía mucho que actuar.


Porque, señores, en esta función quien se lleva la mayor atención es la pedazo de producción que ha puesto en escena el Teatro de la Zarzuela. Enrique Viana (a quien ya conocíamos de papeles de tenor cómico/característico y espectáculos/humoradas varias en solitario) ha cogido el teatro y lo ha puesto del revés: la orquesta está al final del patio de butacas y las butacas están en el escenario, quedando el centro del patio (ayudado con una plataforma giratoria) como una pista para la representación. 


La primera parte es directamente espectacular. Luces, vestuario, movimientos, ballet (estupendo). Da igual que el motivo argumental sea tan flojo y poco entendible. Es como la casa de Paula Echevarría: en el teatro pasan cosas y son todas divertidas y vistosísimas. No sé si quedarme con el ballet español, el trío femenino o ese número Busby Berkeley style que es una maravilla. Ole, de verdad.


La segunda parte, la Gatita, ya flojea. Primero porque al libreto habría que darle una buena pasada (si se la han dado ya, que la repitan), luego porque o te lees la sinopsis o no te enteras de nada, y el fragmento sainete queda antiguo. Siguen pasando cosas pero ya no sorprenden tanto. Sí, lo del chocolate está muy bien, y el momento lámpara... pero no. Aparte, al coro lo visten con unos aparatosísimos trajes negros y al ballet y figurantes con unos modelitos espantosos que contrastan con la vistosidad y fantasía de la primera parte. Al final sí, está bien peeeeero se acaba haciendo un poco larga.


Hay muchas cosas y detalles que comentar, pero creo que he puesto lo básico y espero que, si lees esto, te animes a ir al teatro, que está hasta finales de mayo.

Porque chico, por 11 € que nos costó estar en primer piso lateral, con los cantantes casi debajo de nuestras narices, muy bien, es una forma de descubrir (o redescubrir) obras raras y se pasa estupendamente la tarde.


¡Que rule por otros teatros!
Merece una grabación en vídeo o, por lo menos, que la emitan por la radio.


Enseñanza Libre y la Gatita Blanca
Despropósito lírico en un acto

Gerónimo Giménez / Amadeo Vives
Versión libérrima de Enrique Viana

Cristina Faus, Roko, Angel Ruiz, Gurutze Beitia, María José Suárez, José Luiz Martínez, Axier Sánchez, Iñaki Maruri, Mitxel Santamarina, Carolina Masetti, Paloma Curros, Isabel González, Ana Santamarina, Carmen Gaviria, Ana Cid, Julia Arellano, Graciela Moncloa, Rosa Zaragoza, Daniel Morillo. 






1 comentario:

  1. Ya le paso el enlace a Carolina de tu texto. Le va a encantar.

    ResponderEliminar

Deja un comentario, hace ilu, hombre.

Mira

Blog Widget by LinkWithin