jueves, agosto 28, 2008

De Wagner

El otro día alguien me comentaba que no soportaría ni quince minutos de una ópera de Wagner.

En otro lado, no tardó en saltar el siguiente a soltar el clásico chiste estúpido de que cuando escucha a Wagner le dan ganas de invadir Polonia.

Y cuando defendí la música wagneriana me miraron todos con cara de desprecio y odio.

La ignorancia es justificable, la gilipollez no.

Mira

Blog Widget by LinkWithin