martes, mayo 27, 2008

L'Orfeo


L'Orfeo,
de Monteverdi
Teatro Real de Madrid
26 de mayo de 2008


Si ya hace una década era Jordi Savall el que entraba en la sala en plan Estrellita (de la Mancha) por medio del pasillo una vez que la toccata ya había empezado, no iba a ser menos William Christie, al mando de Les Arts Florissants, entrando a través del escenario y bajando por unas escaleritas centrales vestido de época quitándose una capa roja de raso. Muy teatral. Eso sí, antes de que la música empezara. Y no ha sacado a su parentela a cantar.

La cosa prometía, con una escenografía bastante interesante de Pier Luigi Pizzi, que luego acabó resultando bastante estática. Y eso en un Orfeo se nota, menudas respiraciones profundas se oían.

No voy a negar que es una música que me agrada pero que no me mata en absoluto. Los finales de cada parte se me han hecho bastante eternos. Además, Dietrich Henschel no me ha gustado nada como Orfeo. No soy de los puristas idiomáticos, pero en una ópera en la que la voz está tan desnuda, el acentorro germánico se notaba demasiado. Y la voz, feota.

Mucho mejor los demás solistas, especialmente el Apollo de Agustín Prunell-Friend, bastante espectacular.

Al final, aplausos y bravos. Evidentement, a ver quién es el listo que en medio del teatro suelta que no le gusta Monteverdi, ¡le fusilan con la mirada por ignorante y hortera!

Que ha estado bien, que ha estado bien, era una broma :-)

Perdonad mi escasez de comentarios en otros blogs operísticos, ando sobresaturé bloggerilmente hablando. Pero os leo.
Blog Widget by LinkWithin